NEPAL. Ruta por el Valle de Katmandú

 

 

Las banderas de oración ondean al viento lanzando plegarias, los ojos de Buda siguen escudriñando desde lo alto de las estupas, las flores no faltan en los templos ni el incienso en los ritos, incluso permanece intacta esa gran sonrisa que caracteriza a los nepalíes. Sin embargo, la gran sombra del olvido lo invade todo.


Los seísmos del pasado 2015 han provocado el desapego masivo del turismo y, hoy día, la cifra de viajeros que visitan este destino ha descendido estrepitosamente. Para conocer su situación real hemos recorrido el Valle de Katmandú centrándonos en Katmandú, Bhaktapur y Patan. Estas tres poblaciones, que fueron antaño reinos independientes, reúnen siete monumentos declarados Patrimonio de la Humanidad (entre ellos, sus plazas Durbar, exquisitas muestras de la arquitectura). Estas ciudades no solo conservan la mayor parte de sus atractivos históricos intactos sino que están deseosas de mostrar su belleza al resto del mundo. En nuestro paseo por este valle siempre han estado presentes las banderas tibetanas de oración cuyos colores representan los cinco elementos (azul-cielo, blanco-agua, rojo-fuego, amarillo-tierra y verde-aire). Ellas nos acompañarán también en este relato como una humilde invocación a la prosperidad de este pueblo que tanto lo necesita en estos momentos.

Puedes continuar leyendo en https://goo.gl/ta2sSQ

Comentarios

Entradas populares