Un fin de semana en la Costa Amalfitana (Italia)

 

 

 

La sinuosa carretera que recorre la Costa Amalfitana sorprende en cada curva con estampas de villas que se descuelgan por las laderas hasta besar el Mediterráneo. Estas curvas son solo la antesala de aquellas que redondearán nuestra figura tras este viaje.


Esta franja de litoral también es conocida por un nombre mucho más sugerente: la Costa de las Sirenas. El motivo de ese nombre es la presencia de tres islotes (las Sirenuse, hoy día llamadas Li Galli) considerados la patria de las sirenas, esas míticas figuras que atraían a los navegantes con fines maléficos.

Renato Fucini escribía en 1878 que para los amalfitanos el día del Juicio Final sería como cualquier otro ya que vivían en el paraíso. Tras recorrer gran parte de los 36 kilómetros de la Costa Amalfitana y haber visitado muchas de sus poblaciones, podemos confirmar que no se equivocaba. Declarado Patrimonio de la Humanidad desde 1997, este litoral ­–que comienza en Positano y finaliza en Vietri sul Mare– continúa ofreciendo la misma autenticidad de antaño.

Los paisajes sorprenden en cada curva de la sinuosa ‘nastro azzurro’ (línea azul), como la llaman los locales. Esta carretera panorámica, estrecha y excavada en la roca, exige tanta concentración en el conductor como interjecciones de asombro arranca en sus acompañantes. El mar es una constante en el sinuoso trazado de la 163, al igual que las pequeñas poblaciones situadas en las laderas o los huertos de cítricos cultivados en terrazas.

Puedes continuar leyendo en https://goo.gl/B5RH9L

Comentarios

Entradas populares